27/11/2014

A lo largo de este 2014, los dominios ".es" celebran su 25 aniversario. Este post contiene los principales hitos de nuestra historia:

Los dominios “.es” fueron creados en 1989. En sus primeros años de desarrollo, fueron gestionados por RedIRIS, la red española de comunicaciones para el ámbito académico y científico, que fue impulsada en el marco de Fundesco e integrada posteriormente en el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Los primeros registros del “.es” datan de 1991, siendo el más antiguo en vigor, como se ha visto, el del Instituto de Astrofísica de Canarias (iac.es).

En los inicios, los “.es” se registraban con cuentagotas, sobre todo por universidades, instituciones públicas y empresas relacionadas con el sector de las telecomunicaciones y la consultoría. Los costes de registrar un dominio “.es” eran un 80% más elevados que ahora y las condiciones muy limitadas. Sólo podían registrar “.es” aquellas empresas que ya tuviesen una marca en propiedad, nombres particulares únicamente si estos coincidían con el DNI del solicitante y aquellas empresas que ya existían y estaban debidamente registradas. Estas limitaciones implicaban un volumen de personal de registro y gestión mucho más importante, lo que incrementaba los precios y limitaba el potencial de crecimiento del ”.es”.

Con la creación de la entidad pública Red.es, en el año 2002, se inicia un cambio de rumbo en la gestión de los “.es”, que culmina con el Plan Nacional de Nombres de Dominio de 2005. En ese primer año de condiciones menos estrictas, los dominios prácticamente se triplican y rozan los 300.000 registros.

La diferencia fundamental con respecto a la anterior normativa es que el principal criterio para registrar un dominio es que esté libre. Ahora puede solicitarlo cualquier persona que resida en el país o que mantenga vínculos económicos o culturales con él.

El siguiente momento clave en la evolución del “.es” tiene lugar en 2007, cuando se aprueba la posibilidad de incorporar a las páginas web con el indicativo “.es” todos los caracteres propios de las lenguas oficiales del Estado, que no existen en lengua inglesa, como ocurre con la “ñ”, la cedilla, la “l” geminada, los acentos o la diéresis.

En 2009, el “.es” cumple 20 años, con 1,2 millones de dominios registrados. Cinco años más tarde, en este 2014, superan los 1,7 millones, 500.000 más que los “.com”, y representan 1 de cada 2 dominios de Internet de cuantos existen en nuestro país.